Ventajas y desventajas de una boda íntima

¿Qué preferís? ¿Una boda íntima o una boda más grande y multitudinaria? Ésta es una de las primeras decisiones que tendréis que tomar si habéis decidido casaros. Lo principal es que ambos os sintáis cómodos ese día y que lo disfrutéis muchísimo, y esto se puede conseguir con cualquier número de invitados. Aún así, vamos a intentar ayudaros a tomar una decisión:

Las ventajas

Una boda más económica

Una boda íntima será una boda más barata. Como seguramente ya sabrás, organizar una boda suele ser caro y el presupuesto debería ser directamente proporcional al número de personas que vayáis a invitar. Aunque podéis compensar algo con los regalos, lo mejor es no esperarlos (aunque, si llegan, se agradecerán). Si no andáis muy sobrados económicamente, o si preferís invertir ese dinero en la luna de miel, en una casa o sencillamente ahorrarlo para el futuro, una celebración pequeña será la solución adecuada.

Más cercanía

Organizando una boda íntima os aseguraréis de que vuestros invitados sean realmente cercanos y os sentiréis en un ambiente más familiar y de más cercanía y confianza. Podréis dedicar tiempo exclusivo a cada uno de los invitados y ellos se sentirán más atendidos.

Os libraréis de los compromisos

En una boda con pocos invitados tenéis la excusa perfecta para no tener que invitar a esos compromisos que siempre surgen, y que quizás preferiríais no tener que saludar ese día porque ni siquiera recordáis cómo se llaman. Puede que incluso ellos también se alegren de no ser invitados a un evento en el que conocen a poca gente y probablemente no se sentirán a gusto.

Podréis hacer una boda de destino

Imagina que os vais con vuestros amigos y familiares más íntimos, por ejemplo, al Caribe, celebráis allí vuestra boda en la playa y os quedáis para vuestra luna de miel. Desplazar a los novios y a los invitados a algún destino turístico es el concepto detrás de las destination wedding o bodas de destino y que en los últimos años están muy de moda. La mayoría de las cadenas hoteleras ofrecen precios especiales para este tipo de eventos.

Las desventajas

Ambiente menos festivo

Si lo que queréis es hacer del día de vuestra boda una auténtica fiesta, contar con muy pocas personas puede hacer que los invitados se vean más cohibidos, que el ambiente en la pista de baile sea más frío y quizás aburrido y que, por tanto, la celebración de la boda dure menos tiempo.

Podéis echar de menos a amigos y familiares

Si entre las ventajas enumerábamos los compromisos a los que no íbamos a tener que invitar, es posible también que al organizar una boda más pequeña, haya familiares y amigos muy queridos a los que no podréis invitar, especialmente si vuestras familias o vuestros grupos de amigos son muy grandes. Tened en cuenta también que algunos incluso podrían ofenderse por ello.

Además, tened en cuenta que siempre hay invitados que finalmente no pueden venir. El hecho de que algún invitado os falle en una boda más pequeña se notará más que en una más grande en la que probablemente no veréis todo el rato las mismas caras. Organizar una boda más grande posibilitará invitar a toda la gente a la que os gustaría abrazar ese día.

La falta de costumbre

Puede que algunos de vuestros invitados (especialmente, familiares mayores) no estén acostumbrados a este tipo de bodas más pequeñas, puesto que para ellos lo normal suele ser invitar a bastante gente, y el concepto de boda íntima es más moderno. Aunque creemos que el criterio principal es que vosotros esteis a gusto ese día y os lo paséis bien, sabemos que eso no va a ser así si sabéis que hay invitados vuestros que se pueden sentir descolocados o incómodos.

Conclusión

En definitiva, pensad que el número de invitados que os pongáis en mente va a determinar en buena medida vuestra celebración. Tened en cuenta todos estos factores a la hora de hacer vuestra pre-lista y vuestra lista definitiva.

Deja un comentario